Caballo para aprender a montar

8 cosas a tener en cuenta al comprar un caballo

Comprar un caballo es siempre algo emocionante, sin embargo, sigo poniéndome nervioso cada vez que voy a ver un nuevo caballo que quiero comprar: ¿acertaré? ¿me estarán intentando engañar? En esta entrada te doy algunos consejos para comprar un caballo.


Comprar un caballo es un gran compromiso. Se invierte mucho dinero, tiempo, cuidado y dedicación en tener un caballo. No podemos permitirnos equivocarnos al comprar un caballo, por eso es importante saber qué hay que tener en cuenta cuando vamos a ver un caballo que queremos comprar.

¿Qué tipo de caballo quieres comprar?

Antes de si quiera plantearse comprar un caballo, es importante averiguar qué es lo que quieres encontrar en un caballo. ¿Quieres un caballo de pista, un caballo de exhibición o un caballo para dar paseos? ¿Hay alguna raza que te guste por encima de otras? Piensa en el futuro, imagínate montando o cuidando tu próximo caballo para saber realmente qué es lo que necesitas.

Si ya lo tienes claro, es el momento de analizar qué cosas debes tener en cuenta al comprar un caballo.

Consejos para comprar un caballo

1) Comprar un caballo por su Edad

Para muchas personas la edad es el factor más importante a la hora de elegir un caballo.

Puede ser deseable comprar un potro y criarlo como propio, acostumbrarlo a nosotros desde potro, y domarlos a nuestro gusto. Sin embargo, criar un potro requiere mucho trabajo, dedicación y habilidad, requiriendo una persona con mucha experiencia.

Para la mayoría de la gente, es ideal comprar un caballo que esté completamente domado y tenga experiencia. La mejor edad para comprar un caballo suele ser entre los 5 y los 12 años, ya que es cuando el caballo está en su mejor momento. Por lo general, los caballos más jóvenes no son recomendables para jinetes y propietarios primerizos, ya que normalmente aún no tienen la experiencia suficiente.

Poni galés

Comprar un caballo mayor (cercano a los 20 años) puede ser la mejor opción para un jinete poco experimentado, que busque una montura dócil y tranquila. No obstante, es importante tener en cuenta que un caballo mayor puede ser más propenso a tener problemas de salud y solidez. Además, es posible que solo les queden unos pocos años antes de jubilarse.

Un viejo dicho dice que, cuando se le compra un caballo a un niño, la edad combinada del niño y el caballo debe ser de al menos 20 años. Si tienes un niño de 10 años, como mínimo deberías comprar un caballo de 11 años. Es simplemente un truco, que por supuesto no tiene por qué cumplirse.

Por cierto, ¿sabes cómo calcular la edad de un caballo por sus dientes?

2) Morfología para comprar un caballo

Caballo andaluz

Los caballos con una buena conformación o morfología no solo son atractivos, sino que también es más probable que tengan una estructura sólida. Una buena conformación es una indicación de equilibrio, corrección estructural y buena musculatura.

Una buena morfología es particularmente importante para los caballos de exhibición. Un caballo bien equilibrado, fuerte y estructuralmente correcto tiene más probabilidades de tener un buen motor. Además, en algunas clases de espectáculos ecuestres, la morfología es la base de la evaluación.

Por cierto, debes saber que hay determinadas razas de caballos más recomendadas para jinetes primerizos.

3) Nivel de experiencia del caballo

Hispano árabe

Un caballo sin experiencia y un jinete novel nunca casarán bien. Un jinete sin experiencia a menudo no tendrá las habilidades necesarias para manejar un caballo verde. Para empezar a montar se necesitan un caballo sensato y bien entrenado, capaz de soportar las perrerías que todos cometemos al empezar a montar.

Los que compran por primera vez un caballo deben mantenerse alejados de los caballos que figuran como «casi domado», «un poco verde», «le hace falta trabajo» o algo similar. Pueden dar con sus huesos en la tierra a la primera de cambio.

Siempre debes buscar un caballo que coincida con tu nivel de experiencia. Los jinetes principiantes e intermedios deben buscar caballos completamente entrenados que tengan varios años de experiencia. Los jinetes experimentados con las habilidades adecuadas pueden estar interesados ​​en un desafío mayor, como un caballo joven o a medio domar.

4) La Solidez como factor para comprar un caballo

Si estás pensando en competir con tu nuevo caballo, la solidez es vital. Un caballo en mal estado o con mala salud probablemente te costará una fortuna en veterinarios.

Siempre que vayas a ver un caballo que se vende, pide verlo en la cuerda y en la silla, y por supuesto móntalo tú mismo. Esto te permitirá tener una buena idea de si el caballo está sano, en forma y si es lo que estás buscando.

Dado que no todos los problemas de salud y solidez se notan a simple vista, siempre se recomienda llevar a cabo un control veterinario antes de comprar, aunque soy plenamente consciente de que es algo que nunca hacemos. Durante un examen veterinario previo a la compra, un veterinario evaluará el estado general del caballo, verificará si hay evidencia de una lesión previa, escuchará el corazón y los pulmones, examinará los dientes y revisará los ojos.

5) El Precio de un caballo

No nos engañemos, el precio es casi siempre lo más importante cuando valoramos si comprar o no un caballo. Antes de pensar si quiera en comprar un caballo, decide un presupuesto, cuánto quieres gastarte.

No solo debes considerar cuánto cuesta comprar el caballo, sino también el mantenimiento, la comida, los costes del herrador, los costes del veterinario, el entrenamiento, el equipo y las clases, así como el alquiler de su cuadra.

Se realista con tu presupuesto, no te engañes a ti mismo porque a la larga saldrás perdiendo. En cuanto al precio de un caballo, puedes encontrarlos desde unos pocos cientos de euros, hasta cientos de miles. Hay tantos factores que afectan al precio que tendremos que tratarlo en otra entrada.

Si un caballo parece demasiado bueno para el precio que tiene, ten cuidado, son muy habituales los engaños en cuanto a condiciones físicas o temperamentales. Intenta poner al caballo en muchas situaciones distintas.

6) Temperamento

Caballo mallorquín

Al encontrar un caballo para comprar, el temperamento es un factor importante a tener en cuenta. Si eres un comprador primerizo, huye de caballos temperamentales. Es posible que te resulten muy llamativos, pero a la larga querrás devolverlo a toda costa.

Un caballo con «mucha sangre» puede ser un desafío divertido para un jinete experimentado, sin embargo esto mismo puede abrumar fácilmente a un jinete sin experiencia. Busca un caballo que coincida no solo con tu nivel de habilidad, sino también con tu nivel de energía.

Si lo que buscas es un caballo de pista o para dar paseos, probablemente prefieras un caballo tranquilo y relajado. Por el contrario, para caballos de exhibición, es probable que desees algo más llamativo con un poco más de temperamento.

Cuando compres tu primer caballo, querrás buscar uno que no se asuste fácilmente y que sea a prueba de bombas. Un jinete nervioso e inexperto y un caballo que se asusta fácilmente no son nunca una buena pareja.

7) El Pedigrí a la hora de comprar un caballo

Si estás buscando un caballo solo para montar por el campo y dar paseos, olvídate del pedigrí, sólo conseguirás encarecer su precio. Por el contrario, si lo que estás buscando es un caballo de exhibición, un buen pedigrí puede ser importante.

Si buscas un caballo de exhibición, querrás saber si está registrado y tendrás que ver sus papeles. Estudia el pedigrí del caballo para comprender mejor sus antecedentes.

El pedigrí de un caballo, en particular el padre y la madre, puede ser una buena indicación de cómo resultará el caballo. Si estás buscando un caballo de cría o un semental, tendrás que estudiar cuidadosamente el árbol genealógico del caballo para obtener el mejor rendimiento posible. Si el caballo es hijo de un semental campeón que ha demostrado engendrar caballos de calidad, es probable que él también lo sea.

8) Antecedentes de un caballo

Antes de tomar la decisión de compra, es importante conocer los antecedentes del caballo. Esto te dará una buena idea de lo que puedes esperar de tu nueva pareja.

Pregúntale al propietario si el caballo tiene lesiones previas o problemas de salud que puedan ser motivo de preocupación. Descubre para qué se ha utilizado el caballo, si se ha usado para dar paseos, para dar clases o para espectáculos. Pregunta sobre la frecuencia con la que se monta, si tiene vicios o peculiaridades y qué nivel de jinetes lo han montado. Sobre todo, pregunta por qué lo venden.

Si el caballo es un caballo de exhibición, investiga su historial, seguramente puedas encontrarlo en internet o en alguna revista especializada. Si es posible, pide videos e imágenes del caballo en competición, para compararlo con lo que estás viendo en su cuadra.

Preguntas frecuentes al comprar un caballo

¿Cuánto cuesta mantener un caballo?

Caballo en la cuadra

Antes de comprar un caballo, debes tener en cuenta el coste mensual de tener un caballo.

  • El alquiler de una cuadra en un picadero cuesta unos 250€ al mes, dependiendo de su ubicación y de si el caballo vive en una cuadra o en un prado. A menudo estará incluida la comida, la ropa de cama y la atención básica.
  • Tendrás que contratar un herrador cada 6-8 semanas para recortar los cascos del caballo y cambiar las herraduras, te costará de 40 a 100 euros, en función de la zona.
  • Los costes veterinarios pueden rondar unos 500 € al año, incluyendo los cuidados de los dientes.
  • Vas a necesitar comprar un buen equipo de aseo, te supondrá unos 100 €.
  • Una montura te puede costar como mínimo unos 300 euros, aunque una buena te costará hasta 3.000 euros.
  • Necesitarás cabezada, bocado, riendas, es decir, todos los aperos necesarios para montar. Como mínimo te costarán 150 €.

Como ves, tienes que tener en cuenta muchos más gastos que el precio del caballo.

¿Cuánto cuesta un examen veterinario previo a la compra de un caballo?

En general, un examen veterinario previo a la compra te costará entre 250 y 500 euros. El examen es una evaluación exhaustiva del caballo para asegurarse de que esté sano y en buena forma. En algunos casos, puede ser necesaria una evaluación adicional mediante radiografías y análisis de sangre para completar el examen.

¿Qué es una alternativa a la compra de un caballo?

Comprar un caballo no es posible para todo el mundo, pero afortunadamente existen otras opciones. Alquilar un caballo, o incluso la multipropiedad pueden ser buenas alternativas a tener su propio caballo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.